No estás conectado. Conéctate o registrate

Oscuro Guardían Caps. 1 y 2 (Mi primer Fanfic)

¿Que te parecieron los primeros capitulos? (Oscuro Guardian, mi primer fic)

0% 0% [ 0 ]
0% 0% [ 0 ]
20% 20% [ 1 ]
80% 80% [ 4 ]
Votos Totales : 5

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

marielys

avatar
Romance
Romance
Hola! Soy nueva en este foro!, la verdad, voy a subir mi primer trabajo, pero por parte, ok?, cosa de q si no les gustas, no subo mas Razz

Oscuro Guardían:
Narra la historia de Helena, una jovén huerfana, a la que una noche le cambia la suerte cuando se encuentra con el conde Arthur, un vampiro (Arthur esta basado en Gee). Quien ha sido su guardían desde hace varios siglos, de ese encuentro, nacera una fascinante y dulce historia de romance.


1.- Encuentro en la Oscuridad:

Era una noche fría, un cruel otoño se cernía sobre la ciudad, las escasas hojas en los árboles, cedían con facilidad, doblegadas por el viento. La brisa era tan fuerte que se colaba, zumbando, por las rendijas de las ventanas de las casas de uno de los sectores más humildes de la ciudad.

Sin embargo, no todas las ventanas estaban cerradas, había una, en la casa que hacía esquina, la casa probablemente, más grande a varías manzanas de distancia, pero también la que tenia menos tejas y la de los pisos de madera mas desvencijados. El viejo ventanal del tercer piso de aquella vieja casa, estaba abierto de par en par, como aguardando por alguien...

Noche tras noche, la mayor de las habitantes de aquella habitación, se sentaba en el alfeizar de la ventana, contemplando en las estrellas un posible camino… una solución, o simplemente, esperando conciliar el sueño, era entonces, cuando se veía envuelta en una exquisita gama de imágenes, de las cuales ella y su amado, eran protagonistas.

Aquella noche, la aventura, el misterio… o iban a hacerse esperar.

Eran pasadas las 3 de la madrugada cuando cada una de las habitantes de aquel cuarto estaba embarcada en su propia aventura, con piratas… con caballeros, y por que no, con vampiros. Fue cuando el viento soplo con más fuerza, y fue también cuando un par de hojas curiosas se colaron en la habitación, deseando ver la escena.

Con sutileza digna de un ser que definitivamente no era humano, una figura apareció en el centro de la oscura habitación. El suelo de madera crujió un poco, pero fue un ruido tan sutil que no saco de sus sueños a ninguna de las 2 chicas en aquel cuarto. La figura miro a su alrededor, explorando el entorno. Lentamente, se acerco a un de las camas, y miro a la persona que descansaba en ella, tenia el cabello castaño a juzgar por lo que veía a través de la oscuridad, esta, murmuro algo en sueños, ignorando lo que había dicho, la figura leyó el nombre que rezaba sobre la cabecera de madera de la cama “Scarlett”, la figura se dio la media vuelta y camino hasta el otro lado de la habitación, y vio a la figura que dormía en el alfeizar de la ventana.
Poco a poco se acero a ella, aparto unos cuantos mechones de su rebelde cabellera y entonces, la tomo en brazos, como hacía cada noche, y la llevo hasta la cama, al otro extremo del cuarto, sobre cuya cabecera rezaba el nombre de: “Helena”.

La figura se acerco un poco más a la chica que dormía en la cama, esta era un chica de cabellos oscuros y piel pálida, entonces, esta sonrió en sueños, el no comprendió por que sonreía, sin embargo, algo dentro lo hizo imitarla, fue cuando se acerco aun más a ella y esta sintió un cosquilleo similar al que sentimos cuando alguien nos respira muy cerca… Abrió los ojos y se sentó de golpe en la cama, y cuando estuvo a punto de grita, una mano fría cubrió sus labios.

“Es el” pensó ella. Era la imagen del hombre que había estado viendo en sus sueños desde hacía años, a pesar de la oscuridad, aquella piel pálida como la cera, y los ojos, que tenían un verde esmeralda inigualable, la ropa fina, el cabello, negro azabache, sus facciones increíblemente perfectas, no había duda. Fue entonces cuando el sonrió, y ella pudo ver aquellos colmillos que sobresalían de sus perfectos dientes… era cierto, era un vampiro.

-Prométeme que no gritaras- Rogó el, con voz increíblemente seductora.

Ella asintió, y el quito con suavidad su mano de los labios de la asustada chica:

-¿Quién eres?- Pregunto ella

-Alguien que no va a hacerte daño- Dijo el, sonriendo, y con una voz increíblemente seductora

-¿Qué haces aquí? ¿Qué quieres?- Pregunto, no satisfecha con la respuesta anterior

-No me reconoces…- Comentó el, con algo de decepción en su dulce voz, tomó asiento junto a ella en la cama.

-No, no se quien eres, y tampoco se que haces aquí… ¿Cómo entraste?-Dijo ella, exasperada- ¿Tienes idea de la mitad de los problemas que me causarías si alguien te ve aquí, a estas horas? ¿Sabes que pensarían? ¡Me van a poner de patitas en la calle!-

-Calma, nadie vendrá, están todos ocupados en los suyo- Aseguro el, volviéndose hacía la puerta cerrada, entonces, continuo- ¿No me reconoces? Nos hemos visto antes… ¿No recuerdas?-

-Te recuerdo de mis sueños, o del sueño de un sueño, pero nada más- Explico ella, sin dejar de mirar a la puerta, nerviosa

-Soy Arthur- Explico el con suavidad y paciencia- El conde-

-Pero…-Comenzó a decir ella, pero las palabras no salían de sus labios

El rió pero no de forma burlona, al contrario, era una risa dulce, sin malicia, estaba sorprendido de ella

-Es una larga historia- Dijo el, sonriendo

-¿Eres un vampiro?-Pregunto ella, aunque ante los colmillos, era un pregunta tonta

-Si, eso es lo que soy- Respondió el, pacientemente -Te contaré todo cuando me acompañes-

-¿Acompañarte?- Pregunto ella, a punto de reír ante tal locura

-¿No vendrás conmigo a casa?- Pregunto el, a su vez

Ella iba a decir: “Estoy en casa” pero el se adelanto diciendo:

-Jamás has considerado esto como tu casa, ambos lo sabemos-

-Es un orfanato, ¿Cómo podría considerarlo un hogar?- Comentó ella, con cierta amargura

-Podrías, si en verdad lo sintieras- Dijo el

-He conocido muchos- Alzó las manos para hacer las comillas con sus dedos- “Hogares” y en ninguno he encajado-

-¿Vendrás o no?-Pregunto el, mirándola

-¿Por qué yo?-Pregunto la chica

-Es el destino…- Respondió el

-Pues… yo…- Lo meditó unos segundos y luego dijo- Eres extraño ¿Sabes? No puede irrumpir en propiedad privada a quien sabe que horas de la noche y pedirle a un jovencita que te acompañe-

-Si puedo… pero no debo- Dijo el, empleando el tono más seductor que tenía.

-Vaya… que profundo- Comentó ella, medio sonriendo, mientras se debatía en romper las cadenas que la ataban a aquel lugar en el que había estado cautiva por casi 15 años

-Eso es un si, ¿No?-Quiso saber el

-Eso es un… Si- Coincidió ella, tomando la mano fría del conde para ayudarse a levantar de la cama, entonces, miro al otro extremo de la habitación y dijo: -¿Qué será de ella? De Scarlett, es como… una hermana-

-Olvídala- Susurro la voz del vampiro en el oído de ella, haciéndola sentir mil emociones a la vez

-Olvidar… no es fácil olvidar…- Dijo ella- Aunque no considere este mi hogar, quiero mucho a mis amigos de aquí, y la amistad no es algo que se saque de la cabeza de un día para otro, conde-

-¿Y del corazón?- Pregunto el

-Más aún, mi corazón esta lleno de cicatrices, conde, pequeñas y grandes, según haya sido el daño…- Explico ella- ¿Por cuánto tiempo?-

-Siempre…- Dijo el, volviendo a hacer que los vellos de la nuca de la chica se erizaran.

-Siempre es mucho tiempo- Dijo ella

-¿Tiempo?... Había olvidado esa palabra- Comentó el, ella se volvió hacia el y contemplo su semblante unos instantes, entonces, el dijo- Abrázame-

Ella abrazó el rígido y frió cuerpo del conde, fue entonces cuando sintió que todo a su alrededor se desvanecía.

Y luego de ese encuentro en la oscuridad, todo cambió.


2.- En el Castillo del Conde

Aun era de noche… ella se tambaleo un poco, y cayo al suelo duro de piedra. No sabía donde estaban, pero hacía muchísimo frío.

-Bienvenida a casa, Helena-

-¿Cómo sabe mi nombre?- Pregunto ella, al tiempo que tomaba la mano que el le tendía para ayudarla a ponerse de pie

-No creas que no llevo tiempo vigilándote- Dijo entonces el conde, su voz sonó increíblemente sexy.

-Creo que me debe muchas explicaciones- Dijo ella, sonriendo

-Tenemos una eternidad para ello- Dijo el, haciendo énfasis en al palabra eternidad

-No soy como usted ¿Recuerda?- Quiso saber ella, mientras se sacudía el polvo de la dormilona

-Es cierto- Coincidió el- Aun-

-¿Por qué?- Quiso saber esta vez Helena- Tal vez haya escuchado mal, pero no son los vampiros seres despiadados, pero fascinantes, que convierten o matan a sus victimas de un mordisco en el cuello a media noche…- Recito poéticamente ella

-Si, soy un vampiro, pero no me considero despiadado, y tampoco quería asustarte al primer momento, Helena- Explico el conde

-¿Debería estarle eternamente agradecida por ello?- Pregunto Helena

-Si gustas- Se limito a decir el conde, mientras tendía su brazo, Helena lo tomo y caminaron hacía por el camino de piedra, que cruzaba el patio del castillo del conde.

Ella no dejaba de mirarlo, como si esperara que de un momento a otro el la atacara.

-¿Cree que hago demasiadas preguntas, no?- Pregunto ella, antes de que las puertas del castillo se abrieran.

-No intente leer mi mente, Srta.- Dijo el conde, sonriendo, al tiempo que entraban al vestíbulo de un hermosos castillo victoriano

Helena tuvo que contener su grito de admiración una vez que vio el interior del castillo, era hermoso, como sacado de un museo, todo era antiguo, se sintió culpable de ser tan campestre y sorprenderse de las maravillas del mundo exterior, deseo haber traído a Scarlett, sin embargo, el conde la de devolvió de sus pensamientos cuando pregunto:

-¿Te gusta, querida?- Pregunto, comiéndosela con la mirada

-Gustarme se queda poco, conde, es maravilloso, es… bellísimo, como un sueño- Dijo Helena, que se había soltado del brazo del conde y miraba todo de cerca

El sonrió, era evidente que se le hacía tierna la fascinación de Helena por las cosas que el ya estaba muy acostumbrado a ver, parecía una niña.

-Me alegra- Comentó el, entonces, ella noto como la miraba el, y se sintió enrojecer -Faltan horas para el amanecer, supongo que quieres dormir un rato, ven, te muestro tu recamara- Dijo, haciendo un ademán para que le siguiera

-¿Recamara?- Pregunto ella, la verdad, no le sorprendía dormir en un lugar, era el hecho de tener una propia

-Si, Helena- Dijo el, paciente

-No me trasformara, ¿aun?- Pregunto Helena

-Quiero que te lo pienses, cuando te explique todo, hablaremos de ello- Dijo el, mientras ella se mordía el labio inferior, un poco indecisa

-Bueno…- Acepto al fin, tomando la fría mano del conde y dejándose guiar
Subieron la magnifica escalera de mármol y doblaron en el recodo de la izquierda, recorrieron varios corredores, y fueron a dar a una puerta enorme de madera.

El conde le sonrió, y tomo una de las manos de ella, entre la suya y la guió hasta el pomo de la puerta, como si ella no supiera hacerlo, entonces, la giro y Helena se vio frente a la habitación más hermosa que había visto en su vida. Era enorme, tenía una cama de dosel al fondo, varios muebles antiguos, era magnifica, parecía para una reina…

-¿Te gusta?- Pregunto el

-¿Gustarme…?-Comenzó a preguntar ella- Esta… bellísima-

-Me alegro- Dijo el, sonriendo de nuevo

-¿Y usted?- Pregunto Helena

-No te preocupes, duermo en… mi un cuarto donde la luz del día es más escasa aun- Respondió el

-¿Pero… yo?- Comenzó a balbucear ella

-No temas, te acostumbraras a una habitación sola, Helena, a menos que… ¿Quieres que te acompañe?- Dijo el, mirándome de frente

-¡No!- Dijo rápidamente ella

-¿Te incomodo?- Pregunto el

-No, pero… es impropio- Dijo ella, apenada

El conde murmuro algo que sonó a: No has cambiado nada, Helena, y los ojos se le pusieron vidriosos… ella por suerte, estaba distraída mirando de nuevo la enorme habitación…

-Conviértame- Pidió ella

-Buenas noches, Helena- Dijo el, ignorándola, entonces, beso suavemente con sus frió labios la mejilla de ella y se marcho, dejándola en medio del vació corredor.



Última edición por marielys el Mar Abr 01, 2008 4:17 am, editado 2 veces

Ver perfil de usuario

n_n


Romance
Romance
awwwww zi zi zi me enkntO Very Happy

jajajajaja zi kierz nOz aliamOz muhahahaha*

tu kOlabOraz en el miO ii iO koñaboro kon el tushO XD!!

Ver perfil de usuario

marielys

avatar
Romance
Romance
Lady of Sorrow (Yezzika) escribió:awwwww zi zi zi me enkntO Very Happy

jajajajaja zi kierz nOz aliamOz muhahahaha*

tu kOlabOraz en el miO ii iO koñaboro kon el tushO XD!!

Si! Very Happy me parece bueno! Razz pero el mio ya esta terminado, lo hice hace 2 meses... pero tenia miedito de subirlo XD

Ver perfil de usuario

4 capitulos 3 y 4 el Mar Abr 01, 2008 4:17 am

marielys

avatar
Romance
Romance
3.- Codornices para Helena

No sabía cuanto tiempo había dormido, pero cuando despertó, era el ocaso de nuevo, entonces, se pregunto si era normal que tuviera un sueño tan profundo… Siempre había sido dormilona, pero aquello… era un nuevo record. Se levanto de la cama, y miro la nota que descansaba sobre la mesa de noche.

Querida Helena:

Puedes tomar cualquier vestido del armario que sea de tu agrado, pasare a buscarte a tu habitación a eso de las 7 para bajar a cenar, supongo que no te habrás memorizado el camino al comedor.

Con amor,

A. L

Entonces, recordó que estaba aun con el pijama con la que había viajado, camino hasta el ropero y abrió las puertas.

Tal y como lo había imaginado, estaba lleno de hermosas y finas piezas de vestir, dignos todos de una reina, todo aquello la llenaba de muchísima emoción, jamás había visto tanta ropa bonita junta, entonces, luego de un rato de pensar, tomo el vestido más hermoso de la primera parte del guardarropa. Era hermoso, la tela era verde como los ojos del conde, tenia bordados en piedras preciosas, y era tan delicado, que Helena pensó que desluciría en un chiquilla como ella, después de todo, 17 años no eran nada… era solo una chica, no era un niña pero tampoco era del todo una mujer.

Cuando se lo puso, con cierta dificultad, camino hasta el espejo, y la Helena que le devolvió la mirada, por fracciones de segundos pensó que no era la misma que había llegado a la casa de conde. Sus ojos oscuros recorrieron el vestido en el reflejo ¿Estaría bien para el conde?, no mentiría, aquel hombre le gustaba, y aquello no era algo de lo que debiera avergonzarse, era perfecto, aquella mirada que la desnudaba, aquellos ojos verdes… demasiado verdes para ser de un mortal, aquella sonrisa, tan seductora… los labios, sobre todo los labios, el conde hablaba de una manera demasiado hipnotizante… era mágico verlo hablar, desde la primera vez que lo había visto en sus sueños, lo había estado esperando, quería besarlo, abrazarlo… y quien sabe dios que más, era el eje de sus pensamientos, la única razón por la que se apartaba de la comodidad de su cama, para ir al alfeizar y esperarlo… El conde desataba en ella pensamientos que la superiora del orfanato consideraría pecaminosos, había en el, definitivamente, algo que le ocultaba y al mismo tiempo, le incitaba a descubrir, era enigmático, era demasiado… ¡Exacto! No había palabra para describir al conde…

Un toque en la puerta de la habitación hizo que Helena saliera de sus sueños.

-Adelante- Dijo ella

La puerta se abrió, y entro el conde, con su ropa elegante, y su mirada que recorrió a Helena como si fuera un milagro… o un fantasma.

-¿Pasa Algo?- Pregunto ella, mirando al conde, que por primera vez, estaba sin palabras.

-Te ves… hermosa- Dijo el, y ella se ruborizo.

-Gracias- Contestó, bajando la mirada, un poco avergonzada.

-De verdad, Helena, me dejas si palabras…-Dijo el conde, acercándose a ella, lentamente, Helena bajo la mirada, estaba nerviosa, el conde la ponía demasiado acelerada, era cierto, sentía la sensación de que el corazón iba a salirse por su boca en cualquier momento. El conde uso una de sus manos frías para elevar un poco el rostro de Helena y entonces, se detuvo a milímetros de los labios de ella, tanto así, que la chica sintió el cosquilleo de su aliento cuando pregunto -¿Me permites… besarte, Helena?-

-N-No sabía que se pedía p-permiso…- Tartamudeo ella, entonces, el conde sonrió y lo tomo como un si, entonces, poso sus labios finos y fríos sobre los de ella, y antes de que ella se diera cuenta, ya se había alejado…

-Ha sido un impulso- Dijo el, un poco apenado

-N-No se p-preocupe, conde- Tartamudeo ella, de nuevo

El sonrió ante lo inocente que resultaba aquella chica… y entonces pregunto.

-¿Bajamos?-

Ella asintió, incapaz de decir algo por miedo de volver a tartamudear.

Salieron de la habitación, y caminaron por los corredores de nuevo, entonces, bajaron por la escalera de mármol y llegaron al corredor del vestíbulo. Arthur la condujo hasta el comedor, que consistía de una larga mesa con sillas altas a ambos lados y en una punta, todo estaba alumbrado y lleno de pétalos de rosa, Helena sintió como si todo aquello fuera una artimaña romántica que no le molesto en lo absoluto.

-He pedido que preparen algo que se quieres comer desde hace un tiempo, helena- Dijo el, mientras, como todo caballero, la ayudaba a tomar asiento

Entonces, Helena quito la tapa del plato que tenía enfrente, era cierto…

-¡¿Codornices… en pétalos de rosa, Conde?!- Pregunto, atónita.

-Se que desde que leíste ese libro, Helena, sentías ganas de probarlo- Explico el, ella asintió, roja como un tomate, ¡¿Quería el conde que el plato causara el mismo efecto en ella que el que causo en el libro?!

-Si, es cierto, pero no siga revelando todo lo que sabe de mi, o pensare que me estaba acosando- Bromeo ella, mientras se llevaba el sublime primer bocado a la boca.

-Un vampiro, Helena, jamás acosa, acecha- Explico el, guiñándole un ojo
-Entonces… ¿Soy su presa?- Pregunto Helena, con más coquetería en la voz que la quería demostrar, al conde le brillaron los ojos de manera extrañamente maravillosa y se limito ha asentir, mientas bebió de su copa.

Cada bocado desataba en Helena sensaciones jamás sentidas, entonces, miro al conde y pregunto:

-¿Le gusta?-

-¿Qué?- Pregunto el, ella lo había pillado desprevenido

-Lo que bebé, conde- Explico ella

-Si, al menos me quita la sed- Explico el- ¿Y a usted?-

-Pues, es mejor de lo que creí…- Dijo ella, sonriendo- Eso que bebe, conde… es… ¿Sangre?- Pregunto finalmente

-En efecto- dijo el

-¿Puedo probarla?- Pregunto ella, curiosa

-Si gustas- Dijo el, sonriendo, y pasándole la copa

Helena tomo la copa y respiro profundo, entonces, la llevo a sus labios y tomo un poco…

¡Era asqueroso! Desagradable, quiso escupirla, pero en lugar de eso, trago, para no ser mal educada… entonces, miro al conde, a través de sus ojos llenos de lágrimas por la tos que la sangre le había provocado.

-Sabe realmente asqueroso- Dijo finalmente, y el conde río entre dientes.

-¿Estas bien? Sabía que no te gustaría, pero, se hizo imposible negártela- Dijo el, riendo, mientras, tomaba la copa de nuevo y bebía de ella.

-¿A que le teme, Conde?- Pregunto, luego de un rato, cuando el sabor de la sangre ya había pasado

-¿Quieres saber a que le temo?- Pregunto el conde, mirando a Helena, esta asintió y el respondió- A que me consideres un mounstro-

Helena se sonrojo, ¿Por qué lo consideraría un mounstro? Hasta los momentos, el conde era el hombre con más modales que había tratado.

-¿Puede comer algo más?- pregunto ella, luego de un rato, cuando el sonrojo se le paso.

-Si, podría pero se hace ceniza en mi boca- Explico el conde, con un dejo de envidia en al voz, al verla comer como hacía años que el no podía.

-¿Y el ajo y los crucifijos?- Pregunto ella, curiosa

-No, no pueden dañarnos, pero ¿Sabes? Es divertido cuando alguien intenta defenderse con uno de ellos… No me gusta quitarle a la gente es fantasía de que somos vulnerables a ciertas… cosas de sus leyendas- Explico el, sonriendo al recordar alguna experiencia con esas cosas.-Pero ¿sabes? si apuñalas el corazón de un vampiro con una daga o una espada de plata, los mataras, de la misma forma que a un humano, y si esta alimentado recientemente, será un muerte muy humana-

-Y ¿Tienen sentimientos?- Pregunto Helena

-Si, pero más complejos que el de los humanos…- Explico el, jugueteando con el fuego de la vela que tenía en frente

-Entonces… Usted podría amar…- Comentó ella, a punto de decir “me” pero se paro en seco

-Si, Helena, pero nuestro amor es considera egoísta y posesivo… enfermizo y destructor- Explico el, como si recitara un poema

-Que poético- Dijo ella- ¿Solo se alimentan de sangre?-

-Y a veces, de energía- Dijo el

-¿Energía?-Repitió ella-¿Miedo?

-No, Helena, de la energía que emanan los seres humanos, luego de llegar a cierto nivel de… Éxtasis- Explico el, deleitándose con el sonrojo de la chica.- ¿Me comprendes?-

-S-Si… si yo… lo comprendo perfectamente, conde- Dijo ella, esquivando su mirada, entonces, opto por cambiar el tema- ¿Puede salir a las luz del sol?-

-Si, pero me encontraría vulnerable… sin poderes- Explico el
-¿Poderes?- Pregunto ella, y entonces, el asintió- ¿Poderes como…? ¿Leer la mente…? ¿Volar…?- Aventuro ella

-Leer la mente si, volar no, ¿Qué cosas hace la televisión, no?, pero tengo sensibilidad suficiente como para manipular la mente de los humanos… y si, puedo correr y saltar muy alto, y es como si volara- Explico, pacientemente

-¿Manipular mentes?-Pregunto, emocionada Helena, entonces, su semblante cambio y dijo en voz baja-¿Podría manipular…me?-

-Jamás lo haría, a menos que fuera necesario, claro, a veces es bueno, ayuda a bloquear los malos recuerdos de las mentes de las personas que quiero proteger- Explico el conde

-¿Mentes débiles?- Pregunto ella

-No necesariamente, tú no eres de mente débil, y estuve en tus sueños…- Explico el

-¿Vigilaba mis sueños, verdad?-Pregunto Helena, sin vacilar

-Si- Se limito a decir el, mirándome tiernamente

-Eso explica muchas cosas- Comentó ella, riendo suavemente

Pasaron un rato sin hablar, mirándose en silencio, y terminando sus respectivas cenas.

¿Quieres dar un paseo, Helena?-Pregunto el conde

-Encantada- Respondió ella, poniéndose en pie, cuando el conde se acerco a retirar su silla con suavidad.


4.- Confesiones a la Luz de la Luna:

Salieron a dar una caminata por los jardines oscuros, la luna brillaba sobre ellos, y le daba un aspecto extraño a la piel de Arthur.

Por lo general, Helena, se habría sentido incomoda si un chico del orfanato le tomara la mano, pero, cuando Arthur tomo su mano, sintió como si el tiempo se detuviera… era como un sueño, todo era fantástico junto a el, olvidaba lo que era y donde estaba, olvidaba su triste pasado… y olvidaba su incierto futuro.

-¿Quieres que nos sentemos un rato?-Propuso el, cuando llegaron a la orilla de un lago que estaba en los terrenos del castillo, ella asintió, y ambos se sentaron bajo un viejo sauce.

-Entonces… ¿Lo sabe todo de mi?- Pregunto Helena, al cabo de un rato de solo mirar la superficie quiera del lago.

-No todo, hay ciertos detalles que ignoro- Explico el Conde

-¿Sabe que soy huérfana?-Pregunto ella

-Solo se que eres huérfana, y que fuiste a tener al orfanato a los 5 años, se también que te han adoptado un par de veces, y que has vuelto a los poco días- Explico el conde

-Los extraño muchísimo…- Comentó ella

-¿…tu padres?- Pregunto el, ella asintió, y entonces el pregunto- Los recuerdas, ¿No?-

-Si, siempre…- Explico Helena

-Entonces, es por ellos por quien lloras en tus sueños- Comentó el conde, y ella se volvió para mirarlo y pregunto:

-¿Me espía mientras duermo?-

-No, me aseguro de que tengas sueños felices, pero… - Hizo una pausa y continuo- A veces, se me va de las manos-

-Gracias- Dijo ella, sin saber sin sonreír o no, luego de otra pausa, continuo- Llegue al orfanato, con apenas 5 años, estaba bastante trastornada por la horrible forma en la que murieron mis padres… veía sus rostros inexpresivos en sueños… y como el tren arrollaba el coche… y aun no se como salí ilesa… de hecho, no recuerdo mas que… cuando sacaron los cuerpos ensangrentados y deformes de mis padres del auto mallugado- Hizo un pausa para secar una lagrima que corrió desde uno de sus ojos hasta su mejilla- Me… adoptaron por primera vez cuando tenía 7… pero, no fui muy bienvenida, así que me devolvieron y se llevaron a Kendra en mi lugar… ella era… tan bonita, con sus rizos rojos… y sus pecas… no era toda flacucha como…-Se comenzó a quejar ella, pero el la interrumpió diciendo:

-¿Sabes de Kendra actualmente?- Pregunto el, mirándome

-No, pero debe tener cerca de 19 años…- Explico ella- Era 2 años mayor que yo…-

-Kendra esta muerta- Dijo el, de pronto

-¿Qué?- Chillo Helena

-No eran una buena familia, traficaban órganos… Helena, el hecho de que fueras enfermiza te salvo de ser tu quien estuviera ahora quien sabe donde… Murió poco después de ser adoptada, no llego a los 10 años- Explico Arthur, sin siquiera reparar en lo horrorizada que estaba Helena

-¡OH dios…!- Chillo ella, el horror subía por su garganta en forma de lagrimas, entonces, abrazo a Arthur, y oculto su lloroso rostro en el pecho frió del vampiro, el se limito a acariciar su cabello, mientras ella lloraba desconsolada, al fin se calmo y dijo- Llevo años… maldiciendo a Kendra por… haber sido ella la que se fue en vez de ser… yo- Volvió a sollozar, y el la abrazo con más fuerza

-Tranquila… lo siento, no sabía que te afectaría tanto- Se disculpo, besando la frente de ella

Paso un rato hasta que Helena se calmo y pudo retomar su historia:
-Luego de… lo que paso con K-Kendra- Tomo aire y continuo- Me adopto otra familia, bastante rara… y la verdad, recuerdo que el hijo grande de la familia era bastante… no se, no recuerdo mucho la verdad, de hecho, me encontraron semidesnuda, y vagando por el parque… o me llevo un hombre hasta la puerta del orfanato… Estoy confundida con ese recuerdo, yo tenía cerca de 11 años- Volvió a hacer una pausa y dijo- Creo que mi historia de ahí en adelante es poco interesante, Scarlett, es como mi hermana menor, de hecho, la quiero como a una hermana, también están Cristina y Verónica, pero ellas son bastante menores que yo, y James- Cuando pronuncio el nombre de James, sintió la mirada del conde sobre ella, con mayor intensidad, fue incapaz de decir más, y el rompió el silencio:

-¿James?- Pregunto

-Si, el es… bueno, nosotros somos… los únicos que hemos pasado de los 15 en el orfanato- Explico ella, casi sonriendo

-¿James es el… otro chico que aparece en tus sueños de vez en cuando?- Pregunto el conde

-Si, es el- Explico Helena

-Le quieres, ¿no?- Pregunto el, con un dejo de amargura en la voz

-James es… mi amigo, solo eso, es como mi hermano también, siento muchas cosas por el, pero… todas esas cosas son… sentimientos… de cariño- Explico ella, de manera confusa

Arthur no dijo nada al primer momento, se limito a quedarse en silencio un rato, mirando la superficie del lago, entonces, Helena se arrepintió de haber mencionado a James.

-Y bien, conde, ¿Podría hacerle una pregunta más?- Pregunto Helena

-Si, Helena- Dijo el

-¿Puedo besarlo?- Pregunto, finalmente. El no respondió, sonrió con aquella sonrisa seductora que hacía temblar a Helena… entonces, ella se apoyo sobre sus rodillas, y se puso frente al conde, entonces, llevo ambas manos al rostro frío del vampiro, y sin pensarlo dos veces, lo beso, pronto, sintió las manos del conde rodear su cintura y atraerla aun más hacía el… No existía tiempo… no existía espacio… eran una sola figura, fundida, sobre la grama a la orilla de aquel lago, besándose, como si no existiera mañana.

Ver perfil de usuario
AMOOOOOOOOOOOOOOOO TUUUUUUUU FIIIIIIIIIIIIIIIIIIIC!

ME ENCANTAAA POSTA POSTAAA

ESTA BUENIISIIIMOOOOOOOO

SEGUILOOOO POR FAVORRR

ENCERIO QUE SOS UNA ESCRITORA DE PRIMERA JEJEJE BESOSSSSS


MUAK!

BY veris!**

vero_mza07@hotmail.com

Ver perfil de usuario
jajajaja yo solamente postie sin leer los ultimos dos caps! jejeje

y cuando los vi dije chan! soy amiga de helena? ejejjejee

naah que ver...

seguro que es otra persona pero es mi tocalla!

me re gustooo seguiloo plis! wiii

jejeje besos

by veris**

Ver perfil de usuario

Xxsweet geexX

avatar
Honey, this mirror isn't big enough for the two of us
Honey, this mirror isn't big enough for the two of us
aww me encanta pero por que no le sigues quiero saber que pasa!!!
saludos xoxo!

Ver perfil de usuario

Girl of the Shadow's


Headfirst for halos
Headfirst for halos
no habia visto este fic!!!!!!! esta mui bueno (como to2...)

seguilo

Ver perfil de usuario

Xxsweet geexX

avatar
Honey, this mirror isn't big enough for the two of us
Honey, this mirror isn't big enough for the two of us
u.u por que no le sigues ? quiero saber que pasara.saludos xoxo!

Ver perfil de usuario
aww me muero.... amé tu fic!!! lo amo amo amo...
quero a arthur para mi !!! no es justo >.< sigueloooo
sigueloo...
esta muy bueno...
sweet_suicide_mcr@hotmail.com
cuidate y siguelo prontooo... o morire...
jajaja !

bye. Very Happy

Ver perfil de usuario

MCR MY FUCKING LOVE

avatar
Honey, this mirror isn't big enough for the two of us
Honey, this mirror isn't big enough for the two of us
MUY ENTRETENIDO HE INTRIGANTE!!!
SEGUILO!!!

Y PASA X MI FIC!!
XFIS!! SOY "MCR MY FUCKING LOVE"
FIC- ROMANCE!

KISS,KISS-BANG,BANG!!!

mY ChEmIcAl rOmAnCe mY FuCkInG LoVe!!!

Ver perfil de usuario
Me encanta el fic, es super lindo siguelo pronto. Saludos VC

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.